in

Mujer se encadena con su bebé a rejas de Gobernación para exigir justicia

La mujer fue víctima de abusos policiales el pasado 11 de septiembre en Codhem

Kika Flores se manifestó a las afueras de la Secretaría de Gobernación (Segob) tras haber sido desalojada de manera violenta de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem) el pasado 11 de septiembre.

Kika de 46 años llegó a la Segob alrededor de las 12 horas donde se encadeno a uno de los accesos para exigir una reunión con el Subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas.

La mujer declaró al Universal que el pasado 11 de septiembre elementos de seguridad pública del Estado de México ingresaron a la Codhem, durante una protesta feminista, y la sacaron del lugar por la fuerza, a pesar de que tenía ocho meses de embarazo.

Aseguró que su bebé nació prematuro y sufrió afectaciones posteriores al parte a consecuencia del maltrato de los elementos de seguridad del Estado de México.

«Estuve 15 días en el hospital con fuga de líquido y a consecuencia de eso mi bebé nació prematura de ocho meses (…) aproximadamente a las 11:59 de la noche los policías de investigación entraron con violencia, golpeando con toletes y arrojando sillas sin importar que ahí había niños».

La mujer también exige la renuncia del fiscal general del Estado de México, Alejandro Gómez Sánchez; el presidente municipal de Ecatepec, Fernando Vilchis, y la directora del Instituto Municipal de las Mujeres e Igualdad de Género, Grisel Barrientos.

El día que sufrió la agresión Kika se encontraba en la Codhem para porque, asegura, otra hija de ella sufrió un secuestro con anterioridad.