in ,

La Ruta del Bronco

LA LEY DE HERODES Por Miguel Ángel Isidro

Finalmente, bajo altísimas expectativas, asumió funciones como gobernador constitucional de Nuevo León Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco” quien logró la magistratura contendiendo como candidato independiente.

La propia mecánica de su postulación y campaña estableció las bases para que la toma de posesión de “El Bronco” se convirtiera en un acontecimiento de gran cobertura; no sólo en el ámbito político, sino por el morbo despertado entre un amplio sector de la población, interesado por conocer el discurso y actuar de un personaje pintoresco y dicharachero, entrón y claridoso, muy al estilo norteño.

A pesar de que desde que fue candidato, Rodríguez Calderón aseguró que no utilizará la gubernatura como un trampolín político para buscar la Presidencia de la República, para muchos observadores su calidad de político “sin partido” -a pesar de su conocido pasado priista- lo convierte en un candidato natural frente a la raquítica oferta de los partidos políticos.

Buscando aligerar el ambiente de presión precio a su informe, el Presidente Peña Nieto    adoptó como estrategia el colocar en el arrancadero a varios personajes de su establo; sin embargo, la caballada tricolor sigue estando demasiado flaca; ahí están las encuestas.

Hasta el momento, el aspirante puntero en las encuestas es Andrés Manuel López Obrador, quien tendrá en “El Bronco” a un contrincante interesante; sin embargo el poder desgasta, y mientras que Rodríguez Calderón tendrá que demostrar en los hechos que puede sacar el buey de la barranca como gobernador de Nuevo León, El Peje continuará haciendo campaña desde la comodidad de su papel de dirigente moral  de MORENA, sin restricciones de ley que le impidan seguir apareciendo en radio y TV con cargo al erario -vía prerrogativas- y sin la obligación inmediata de rendir cuenta de sus actos, ni siquiera a sus seguidores, quienes probado está que todo le compran y todo le perdonan.

Ya en un par de ocasiones, “El Bronco” ha asestado discretos golpes mediáticos a AMLO, pero ya en calidad de gobernante, tendrá que asumir un tono más mesurado e institucional en su discurso, ante el riesgo de tropezarse con su propia lengua.

Por otra parte, será interesante constatar el manejo que el flamante gobernador norteño dará a su relación con el Ejecutivo Federal. Nuevo León es una entidad altamente generadora de riqueza, pero tampoco es autosuficiente; el reto es obtener recursos y apoyos de la administración central sin perder credibilidad ni generar un escenario de ruptura. Sin duda alguna, en este particular, “El Bronco” requerirá de trabajar en un tejido fino.

Lo cierto es que aún sin proponérselo, en su manejo mediático y de imagen, “El Bronco” será un personaje a seguir, y será utilizado como ariete por parte de quienes buscan mermar la notoria ventaja de AMLO en las encuestas. Sin duda será un pleito interesante.

La creciente popularidad de Rodríguez Calderón, como su propia llegada al poder en Nuevo León, es resultado del hartazgo de un amplio sector de la sociedad hacia un sistema de partidos anquilosado y corrupto, que atraviesa por una innegable crisis de liderazgos.

Sin embargo, ahora corresponde a Jaime Rodríguez demostrar en los hechos que su figura va más allá de una versión norteña de Vicente Fox, y que tendrá la capacidad para vencer y convencer desde la alta responsabilidad de gobernar una de las entidades más importantes de este país. Veremos y comentaremos.

DE BOTEPRONTO: Hablando del PAN, a las huestes de Gustavo Madero les debe caer como patada en el hígado el hecho de que a pesar de los ataques en su contra,mal ex primera dama Margarita Zavala sigue apareciendo como la aspirante panista mejor posicionada en distintas encuestas rumbo a la elección presidencial de 2018. ¿Habrá espacio y oportunidad para una reconciliación con Felipe Calderón y sus adeptos? Habrá que observar con atención…